Ya estamos totalmente sumergidos en lo que han llamado ‘nueva normalidad’… ¡y tanto que nueva! Ya lo venimos diciendo en anteriores entradas de este blog, en el ámbito laboral, la tecnología ha dado un salto gigante. Ahora el teletrabajo se ha convertido en una opción muy atractiva tanto para trabajadores como para empresas ¿Por qué?

Por un lado los beneficios para los trabajadores los tenemos claros: flexibilidad de horarios, conciliación laboral, mayor concentración, ahorro de tiempo en desplazamientos, mayor conocimiento de las nuevas tecnologías, capacidad de adaptación, productividad, satisfacción…

En cambio, hay mucha más desconfianza hacia esta nueva modalidad si lo vemos desde el punto de vista de la empresa, probablemente, porque es un ámbito que en España todavía se está desarrollando. Estas son algunas de las ventajas del teletrabajo para las empresas:

  • Ahorro en costes (material, desplazamiento, infraestructuras…).
  • Los trabajadores tienen mucha más independencia, lo que hace que se sientan motivados y sean más responsables.
  • Disminución de conflictos entre trabajadores.
  • Mejor uso de las nuevas tecnologías, hecho que ayuda sobre todo a mejorar procesos productivos y organizativos.
  • Acceso tanto a talentos como a clientes que no se encuentran específicamente en el área geográfica de la empresa.
  • Mayor productividad por parte de los trabajadores. Esto se debe a que cada uno crea un espacio en el que sentirse cómodo para desempeñar sus actividades. Acudiendo al puesto de trabajo, el empleado deberá adaptarse al espacio otorgado y, probablemente, tenga muchas más distracciones.
  • Mejor establecimiento de los objetivos. El hecho de que una empresa implante el teletrabajo hace que, en mayor medida, establezca una estrategia de actuación por objetivos (es decir, no se interesa tanto por el tiempo sino más por cumplir las metas establecidas). Esto hace que mejore la estrategia competitiva y que la satisfacción laboral aumente (una vez llevados a cabo estos objetivos)

Para terminar cabe decir que el 13 de octubre de 2020 entró en vigor la ley del teletrabajo en la que se establecen las bases para realizarlo de forma lícita. Este hecho proporciona mucha más seguridad a las empresas a la hora de dar el salto hacia el trabajo de forma telemática.

En Estudios Rafer tenemos una modalidad mixta con la que estamos muy contentos y orgullosos, sobre todo por la creación de nuestro Campus Virtual, que es una gran herramienta para alumnos y docentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.