Después de que el pasado lunes celebrásemos el Día Internacional de la Mujer, no hemos podido dejar escapar la oportunidad para hablar de la figura de la mujer en el ámbito laboral… ¿La conciliación laboral y la mujer? ¿Techo de cristal? ¿Mismas oportunidades? ¿Brecha salarial?

El primer aspecto del que es importante hablar es la brecha salarial. Muchas mujeres tienen una menor retribución por realizar las mismas actividades que un hombre. De hecho, el Instituto Nacional de Estadística estableció en 2017 que las mujeres cobran, en cómputos generales, un 21’9% menos que los hombres.

Otro tema a tener en cuanta es la falta de igualdad de oportunidades. Prueba de ello es que, en enero de este mismo año, el Instituto Galego de Estadística publicó el número de personas afiliadas a la seguridad social en ese mes: durante los 30 días ha habido casi un 5% más de hombres afiliados que mujeres (más de 20.000 personas de diferencia).

Aquí también entra en juego la falta de oportunidades para acceder a diferentes puestos de trabajo (lo que conocemos como Techo de Cristal) y la calidad de los puestos de trabajo.

El principal ‘motivo’ que se asocia con el techo de cristal es que muchas personas dan por hecho que las mujeres no se van a dedicar al 100% al trabajo porque les importa más la parte de ’trabajo no remunerado que le espera en casa’. Esto se debe a que existe una mala asociación de la mujer como única persona que se encarga de las tareas propias del hogar o de los hijos. De hecho, hay una gran diferencia entre las mujeres y los hombres que se decantan por la jornada parcial.

Por otra parte nos encontramos con que los tipos de puestos de trabajo que, generalmente, desempeñan las mujeres, tienen unas peores condiciones y menos ocasiones de promocionar.

Hace unos meses, en Estudios Rafer dimos un paso hacia la igualdad entre hombres y mujeres creando nuestro Plan de Igualdad con el objetivo de que cualquier persona se sienta bien en nuestro centro. El proyecto está formado por aspectos como el acceso al empleo, la promoción, la conciliación, la formación o la prevención del acoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.